Saltar al contenido

Esto es lo que pasa cuando prendes el televisor, pero apagas el cerebro

Diversos estudios señalan que mientras más exitosa es la persona, menos televisión ve. Las razones son muchas: los ganadores valoran su tiempo, lo valoran demasiado como para desperdiciarlo viendo telenovelas, programas faranduleros, o noticias sesgadas.

Lo que sucede en muchísimos casos es que el televisor tiene más poder del que imaginamos. Su nivel de influencia puede ser decisivo.

Por eso mucha gente prende el televisor, pero apaga el cerebro. Y si se apaga el cerebro, se cierran los bolsillos.

No es posible crecer bombardeando la mente con información que no edifica. Como todo, es cuestión de elección: Usted elige el alimento para su mente. Usted elige qué hacer con su tiempo.

Naturalmente, todo es relativo. Todo depende de los programas que usted vea. La televisión es un instrumento que mal utilizado te someterá a sus castigos: La televisión, señores, solo les da dinero a los dueños del canal y a los anunciantes. A los demás no les da dinero, se los quita.  Toda la publicidad está orientada para que usted compre, compre y compre… usted es visto como un consumidor. La televisión es el medio a través del cual los anunciantes o los diversos grupos de interés buscan manipularle.

Usted no está para que lo engañen, usted está para hacer dinero. Usted está para progresar. No es momento de sentarse a ver televisión, sino de ser protagonista de nuestro propio éxito.

Una hora diaria entregada a la televisión son 7 a la semana, 28 horas al mes. Con 28 horas al mes usted se hace pobre o construye su éxito. Nuestra sugerencia es la siguiente: No coja el control para prender la televisión, coja un libro de educación financiera y prenda el cerebro. Prendido el cerebro, lo demás es cosa de trámite.

Comentarios